Seleccionar página

¡Toma nota de las formas de trasportar a tu mascota en coche! Como amante de los animales, seguro que siempre intentas que tu perro te acompañe en todos tus viajes y aventuras. Pocas cosas son tan gratificantes como compartir buenos momentos en compañía de tu peludo compañero. Pero cuando se trata de trayectos en coche, conviene tener en cuenta algunos aspectos sobre seguridad.

Cuestión de leyes

Vamos a empezar con un poco de “teoría”. No os preocupéis, solo os hemos seleccionado un pequeño fragmento. La ley de Tráfico (BOE 31/10/2015), en su Título II sobre “Normas de comportamiento en la circulación”, señala lo siguiente:

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá́ cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.”

Teniendo en cuenta esto, ¿cuál es la forma más segura de llevar al perro en el coche? Veamos…

Diferentes alternativas…

→ El peligro de llevarlo suelto

Son muchas las maneras de transportar a tu mascota en el coche, pero llevarla suelta es, sin duda, la peor opción. Ten en cuenta que, en caso de accidente, tu perro saldría despedido hacia delante y podría chocar contra tu reposacabezas. ¿El resultado? Las lesiones podrían llegar a ser mortales. Por tanto, piensa bien las consecuencias antes de dejar libre a tu compañero de cuatro patas libre en el asiento trasero o en la bandeja de atrás.

→ Los arneses de seguridad

El arnés es una opción muy popular, pero antes de decidirte por ella, conviene tener en cuenta algunos factores.
Si utilizas arneses de un solo enganche, la sujeción podría resultar insuficiente. No hay que olvidar que el animal únicamente está agarrado por un solo punto. Si tu vehículo colisionara, es muy probable que la hebilla de tu mascota se rompiera. Podría, entonces, chocar contra tu respaldo, ocasionando graves daños (o la muerte).
Si lo que usas son arneses de dos enganches, tu mascota dispondrá de una mayor sujeción. Por tanto, hay menos posibilidades de que sufráis daños en caso de accidente. Eso sí: asegúrate de que el sistema de unión sea corto, así evitarás desplazamientos hacia delante.

→ El trasportín y la rejilla divisoria

Si bien el trasportín es una opción segura, hay que tener en cuenta dónde se colocará durante el trayecto. Evita dejar la jaula sobre el asiento, sujetándola con el cinturón. ¿La razón? Si tu coche colisiona, la fuerza del trasportín romperá la sujeción y saldrá disparado hacia delante, con el enorme peligro que conlleva.
Para evitar problemas, lo ideal es que el trasportín vaya colocado en el suelo del vehículo (en caso de razas pequeñas). Si se trata de perros grandes, conviene colocarlo en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha.
Esta medida de seguridad puede combinarse con la rejilla divisoria, ya que este método no es el más conveniente si no se complementa con otro. Al llevar rejilla y al perro suelto en la parte trasera, impediremos que nos moleste en la conducción. Pero resultará peligroso en caso de choque.

→ La mejor opción…

La DGT aconseja la opción del trasportín en el suelo, si son razas pequeñas, y de trasportín y rejilla cuando se trata de perros grandes. En cualquier caso, no olvides que, si bien la seguridad ante impactos es importante, la prevención lo es todavía más. La mejor forma de evitar daños no es un dispositivo de seguridad, sino la atención, el cuidado y la precaución. A la hora de ir al volante, ten cabeza… ¡piensa en ti y en tu mascota!

Ahora que ya sabes cómo trasportar a tu mascota en coche, recuerda que en Family Mascotas disponemos de los mejores accesorios para garantizar vuestra seguridad durante los viajes.

Abrir chat